Una vida dedicada a las presas y sus derechos

Print Friendly

From El Diario New York:

Nereida Ferran“Algunas de las mujeres con las que hablamos nos relataron cómo dieron a luz con grilletes en sus muñecas o sus tobillos, encadenadas durante el parto, imagínate. Otras fueron esposadas durante el embarazo con esas ´black boxes´ o cajas negras que debían cargar arriba de la barriga,” relata indignada esta doctora boricua que entrevistó a casi 1,000 presas en distintas cárceles de NY. “Las utilizan pensando que las presas pueden dar un manotazo, golpearles y escapar pero no tiene ninguna lógica y viola una ley de 2009 que prohíbe el uso de ‘shackles’ en embarazadas”, agrega.

La iniciativa de la Correctional Association of New York, -una organización sin fines de lucro que monitorea abusos en las prisiones y cuya junta directiva ella integra desde 1991- llevó cinco años y el resultado es un informe que condensa cifras y situaciones aberrantes como por ejemplo que las mujeres tras las rejas deban usar páginas de diarios y revistas durante sus períodos por no contar con los elementos básicos de higiene personal.   Lea el artículo completo de Silvina Sterin Pensel aquí.